Conversaciones de “hombres”.

Por: Federico Mare.

Contacto: “click aquí(Face Federico Mare)”:https://www.facebook.com/federico.mare.9?fref=nf
!(left)/media/uploads/federicomare.jpg(alt_text)!
Las llamadas comúnmente «conversaciones de hombres» (no confundir con las simples conversaciones entre varones) siempre me han producido mucho fastidio, indignación y aburrimiento. Hubo un tiempo en que las soportaba en silencio, con impasibilidad estoica. Hoy trato por todos los medios de evitarlas. Lo peor del género masculino aflora en ellas: machismo visceral, palabrotas, guarangadas, chistes verdes, veneración al dios alcohol y exaltación de la borrachera, libidinosidad compulsiva, androcentrismo y culto primitivista al falo, cosificación brutal de la mujer, relatos jactanciosos de donjuanismo y de proezas sexuales incomprobables, conversión del automotor propio (auto, moto, camioneta, camión, etc.) en una extensión fálica, complicidad real o retórica con la cultura futbolera del «aguante» (violencia de los barrabravas)… Una virilidad pensada y practicada a espaldas del humanismo, como una suerte de regresión al macho cavernícola de la Prehistoria, no me interesa ni moviliza en lo más mínimo. Si el precio de mi disidencia ideológica con la gran hermandad masculina es tener que llevar el sambenito de «marica», «p…» u otro epíteto peyorativo de ese tenor, lo haré con gusto. Mi vida no gira en torno al «qué dirán». Y aunque soy un varón heterosexual, «hombre casado» con una mujer y «padre de familia», mi identidad poco depende de mis preferencias sexuales. Son mis convicciones y utopías, mis pasiones y afectos, no mi género, lo que me vertebra, lo que me define esencialmente de cara al desafío y la aventura de la existencia. Nunca olvido que antes que varón, soy un ser humano. Mi feminismo no es, pues, una «traición» a mis pares varones, sino, tan sólo, una manifestación –entre muchas otras– de mi humanismo libertario e igualitario. Sueño con un mundo en el cual el corazón de mi hija no tenga que sufrir la barbarie de los hombres-machos.

See More

¡Harto de la violencia contra las mujeres y del machismo cotidiano!

Por: Enrique Stola.

Argentina: ¡Cada 30 horas una mujer asesinada por ser mujer! Me siento harto de los silencios por especulaciones políticas y religiosas, mientras las mujeres siguen y seguirán muriendo. Harto de lxs progres y lxs conservadorxs machistas. Harto de los imbéciles que hablan de “falsas denuncias” o que ya no se necesita feminismo porque hay una mujer en el gobierno. Harto de las mujeres que se ponen contentas porque los hombres políticos les dan una “secretaría de la mujer” o una “dirección de la mujer” (por supuesto sin presupuesto) cuando, como bien dicen desde el Feminismo Comunitario, las mujeres son la mitad de todo. Harto de las mujeres que dicen que no acuerdan con el feminismo (que es una posición política) porque son femeninas, sin reparar que esto último es una construcción cultural. Harto de la izquierda que plantea lucha anticapitalista pero no la antipatriarcal. Harto de lxs calenturas/orgasmos de gran parte de lxs católicxs ante la misoginia de Francisco Bergoglio y la violencia simbólica de la iglesia católica.
Harto de lxs “creativxs” de las machistas/misóginas publicidades y las empresas que venden cuerpos y modelos de sexualidad de mujeres. Harto de los ritos sociales y religiosos donde cada hora de cada día de cada año se recrea la dominación masculina. Harto de conductorxs de programas televisivos sexistas, machistas, misóginos y con carteles “ni una menos”, como si ellxs no fueran parte de la violencia simbólica que es la matríz de la violencia extrema. Harto.

See More