Sudáfrica: Copa del Mundo… dinero sucio!

La Copa del Mundo 2010 debería ser expuesta públicamente como la farsa que es. El Frente Anarquista Comunista Zalabaza (ZACF) de Sudáfrica, condena enérgicamente el cinismo y la hipocresía del gobierno de Sudáfrica que tiene este momento como una oportunidad “única en la vida” para mejorar la situación económica y social de las personas que viven en el país (y el resto del continente).

Esto se afirma con claridad – a tal punto que es impresionante – teniendo en cuenta que esta “oportunidad” ha sido y sigue siendo la desenfrenada codicia de la elite gobernante en Sudáfrica, así como del capital, nacional o internacional. De hecho, la Copa del Mundo si tiene algunas consecuencias es probable que estas sean devastadoras – para los pobres en Sudáfrica y por la clase obrera – ya en plena marcha.

En la preparación para la Copa Mundial, el gobierno gastó más de 8,2 millones de rands (unos 2 millones de dólares), por ejemplo, más de 1 mil millones para el desarrollo de infraestructuras y 3 mil millones para renovaciones y construcciones de estadios que después de la Copa del Mundo no estará lleno de gente. Esto es una bofetada en la cara de todos aquellos que viven en un país marcado por la pobreza extrema y una tasa de desempleo es de alrededor del 40%.

En los últimos cinco años, los trabajadores pobres han manifestado su indignación y decepción por la incapacidad del gobierno para corregir las desigualdades sociales, organizando en todo el país más de 8000 manifestaciones para exigir servicios básicos (agua, electricidad, salud …) y un buen alojamiento.

Esta distribución de los costes por el Estado, es una prueba más de los conceptos erróneos del modelo neoliberal y sus políticas económicas capitalistas de “racionamiento” [1], que sólo sirvió para profundizar la desigualdad y la pobreza.

A pesar de las declaraciones anteriores, el gobierno finalmente reconoció recientemente que “nunca fue su intención” de que este proyecto llamado la Copa del Mundo sería beneficiosa en términos sociales [2].

Sudáfrica necesita con urgencia la infraestructura pública a gran escala, especialmente en el ámbito del transporte público que es casi totalmente ausente en algunas ciudades, como Johannesburgo. El Gautrain (una especie de tren bala), lanzada el 08 de junio (en la víspera de la Copa del Mundo), es probablemente la mayor ironía de esto: un país donde la inmensa mayoría de personas dependen de cada día, por larga distancia, desde taxis y jitneys, sin condiciones mínimas de seguridad, el Gautrain es rápido, transporte de lujo para turistas como para aquellos que viajan entre Johannesburgo y Pretoria (sólo 54 km de distancia).

La misma imagen aparece en todas partes: la Compañía de Aeropuertos de Sudáfrica (ACSA) ha invertido más de 1,6 mil millones para la modernización de los aeropuertos. Y la Ruta de la Agencia Nacional de Sudáfrica (SANRAL), privatizada, ha gastado más de 2,3 mil millones para una nueva red de carreteras.

Todo esto explicará la aplicación de drásticas medidas de austeridad para recuperar los miles de millones gastados en infraestructura, la mayoría de los cuales son de interés a cero para los africanos pobres, la inmensa mayoría del país.

A través de África del Sur las ciudades se dedican a “esquemas” de la renovación urbana, acompañados por sus inseparables programas de aburguesamiento, el gobierno trató de ocultar a toda prisa bajo la alfombra a la cruda realidad de este país.

En Johannesburgo, más de 15.000 personas sin hogar y niños de la calle quedaron atrapados y fueron “objeto de dumping” en “refugios” en Ciudad del Cabo, las autoridades de la ciudad expulsaron a miles de personas de las zonas pobres y los tugurios en el marco del proyecto “Copa Mundial de la vanidad “(hacer la ciudad agradable para la Copa del Mundo). En Ciudad del Cabo se intentó – sin éxito – expulsar de sus casas a 10.000 residentes de la ciudad Joe Slovo marginales con el fin de ocultar a los ojos de las personas que viajan por la carretera N2.

Por otra parte, barrios populares fueron desalojados para dar paso a los estadios, parques para los turistas, o plantas [3]. En Soweto, los caminos se han embellecido a lo largo de las rutas turísticas, y la sede de la FIFA, mientras que las escuelas todavía están por ahí con las ventanas rotas y las instalaciones en ruinas.

Aunque muchos sudafricanos no han caído en este “canto de sirena”, otros son inundados y arrastrados por la avalancha de propaganda nacionalista destinada a desviar la atención del circo que es la Copa del Mundo.

Todos los viernes en el país fueron declarados “Día del Fútbol”, donde la “nación” se anima (y se obliga a los estudiantes) a usar camisas de los Bafana Bafana, (el equipo nacional de Sudáfrica).

Los coches están decorados con banderas, la gente aprende a bailar “diski dance”, que es constantentemente demostrado en todos los restaurantes turísticos. Es habitual comprar la mascota Zakumi. Y aquellos que se atreven a expresar dudas acerca de la Copa del Mundo son calificados de antipatriotas. El ejemplo más significativo de esto fue la llamada de las autoridades a los huelguistas de la Unión de Trabajadores del Transporte (SATAWU), a abandonar sus reivindicaciones por el “interés nacional” [4].

En un contexto en el que casi un millón de empleos desaparecieron el año pasado, las declaraciones gubernamentales sobre el establecimiento de más de 400 000 puestos de trabajo debido a la Copa del Mundo, son descontextualizadas y ofensivas. Los empleos que se crearon en la euforia del fútbol, son a menudo precarias o CDD (contratos de duración determinada), los trabajadores no están sindicalizados y ganan salarios muy por debajo del salario mínimo.

Además de la represión contra los sindicatos, los movimientos sociales tienen la misma hostilidad del Estado, oficialmente traducidos por la prohibición general de todas las protestas durante la Copa Mundial. Jane Duncan (Instituto para la Libertad de Expresión) refiere, con abundantes pruebas, que esta política se puso en circulación desde el comienzo de marzo.

Una encuesta de las ciudades anfitrionas de la Copa Mundial, reveló que una prohibición general de cualquier reunión está en curso. Así, en la ciudad de Rustenberg, “las concentraciones están prohibidas durante la Copa del Mundo”.

El municipio de Mbombela recibió información, de la policía nacional, que no se permitirían “reuniones” durante la Copa del Mundo. El ayuntamiento de Ciudad del Cabo dijo que no seguirá recibiendo solicitudes para la organización de marchas, que “esto podría ser un problema” durante la Copa Mundial. En las ciudades de Bahía de Nelson Mandela y Ethekwini, la policía prohibió las manifestaciones durante la Copa del Mundo [5].

La Constitución de Sudáfrica, a menudo elogiada por su carácter “progresista” está lejos de garantizar la libertad y la igualdad. Esta nueva forma de represión contradice abiertamente el derecho constitucional a la libertad de expresión y de reunión.

Sin embargo, los movimientos sociales en Johannesburgo, incluido el Foro Anti-Privatización y varios otros no lo dejaron, y obtuvo un permiso para una marcha y manifestación en la jornada inaugural de la Copa, con la ayuda del Instituto para la Libertad de Expresión. Sin embargo, la marcha debe limitarse a tres kilómetros del estadio, que no atrae la atención de los medios.

No sólo fue el Estado sudafricano quien ha hecho una severa represión sobre los pobres y sobre cualquier actividad o manifestación anti-Copa del Mundo, bajo una cubierta que representa a Sudáfrica como un pulpo que extiende sus tentáculos, e invitando a todos, por lo que acudieron en masa a sus hoteles, habitaciones de huéspedes de lujo y bares, sino también el imperio criminal que Blatter Joseppi jurídica y sus amigos llamados la FIFA (maravillosamente llamado Ladrón (club de los ladrones en Inglés) por el Foro Durban Social).

Previendo la Copa en 2010 como un beneficio de aproximadamente 1,5 millones de euros, la FIFA ha recaudado más de mil millones, con sólo los derechos de televisión. Los estadios y las zonas circudantes fueron entregados a la FIFA durante el torneo (por ejemplo, “mercados libres de impuestos” zonas controladas y vigiladas por la FIFA y exentas del impuesto normal y otras leyes del estado en el sur de África), incluyendo las carreteras y puntos de acceso. De estas regiones serán excluidas las personas que venden productos sin licencia de la FIFA. Por lo tanto, aquellos que creían que durante la Copa del Mundo aumentarían los ingresos de sus supervivientes se quedarán estancados en el “racionamiento” neoliberal.

Más: la FIFA, como el único propietario de la marca la Copa del Mundo y sus productos, cuenta con un equipo con cientos de abogados y funcionarios que viajan al país para rastrear cualquier venta no autorizada y la comercialización de su propia marca. Los productos ilegales son confiscados y los vendedores son detenidos, a pesar del hecho de que la mayoría en el sur de África y el continente comprar sus productos en el sector del comercio informal. Porque muy pocos sudafricanos tendrán los 400 rands (40 euros) para pagar por las camisetas de las selecciones y otros “gadgets” del torneo.

Los periodistas también han sido efectivamente amordazados para este evento, para ser acreditados en el evento, la FIFA incluyó la adopción formal de una cláusula que impide a las organizaciones de noticias criticarlos, comprometiendo claramente la libertad de prensa [6].

La mayor ironía de toda esta historia es que el fútbol era originalmente un deporte de la clase obrera. Ir a ver los partidos en los estadios era una actividad de bajo costo y fácil acceso para las personas que eligen pasar 90 minutos de su vida cotidiana y olvidar bajo la bota del patrón y del Estado.

Hoy en día, el negocio del fútbol y de la Copa del Mundo traerá beneficios exorbitantes por un pequeño grupo de élite de nivel mundial y nacional (con millones de gastos innecesarios, especialmente en un momento de crisis del capitalismo global), que cobran a sus aficionados-espectadores-fans miles de rands, dólares, libras, euros, etc. para ayudar a los jugadores de la caídas y saltos en los campamentos y tratarlos muy bien por ser unos parásitos, que son dignos de su salario de lujo (Kaká recibe más de 10 millones por año en el Real Madrid).

El juego en sí, que en muchos aspectos mantiene su belleza estética, ha perdido su alma de trabajo y se redujo a una serie de productos para ser explotado y consumido.

Bakunin dijo que “la gente va a la iglesia por las mismas razones que van a un bar: para acosar, para olvidar su miseria, imaginar que por unos minutos, también, es libre y feliz.” Tal vez podemos decir lo mismo del negocio del fútbol. Con estas banderas nacionalistas agitando y su ceguera, con la vuvuzela estridente. De este modo parece más fácil de olvidar un día a otro, no tomando parte en la lucha contra la injusticia y la desigualdad.

Pero muchos son también los que continúan la lucha, y la clase obrera, los pobres y sus organizaciones no son tan maleables a las ilusiones como al gobierno le gustaría hacer creer. Construiremos campamentos temporales cerca de las puertas de los estadios donde hay aglomeraciones, acciones de huelga – autorizadas o no.

Y a pesar de los insultos y abucheos de las etiquetas de “antipatriótico” y la supresión de la libertad de expresión, vamos a hacer oír nuestra voz para denunciar públicamente las terribles desigualdades que caracterizan a nuestra sociedad y los juegos mundiales que se juegan en detrimento de la vida de aquellos que construyeron los imperios que finalmente serán destruidos.

¡Abajo de la Copa del Mundo!

Nota original de ANA (Agencia de Noticias Anarquistas).
Traducción al castellano de Pensamiento Ingobernable.
__________________
“La Revuelta necesita de todo: diarios y libros, armas y explosivos, reflexiones y blasfemias, venenos, puñales e incendios. El problema es como mezclarlos”

Ai Ferri Corti

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *