No todo lo que brilla es oro

Con frecuencia llegaba un mensajero con flores y chocolates del marido para la hermosa señora de la gran mansión del barrio.

A ella se la veía salir y llegar, con lindas tenidas deportivas y formales, en su auto con chofer.

Después de no mucho tiempo, las flores vinieron en coronas, los chocolates amargos, las tenidas encerradas en un cajón y el auto con chofer era ahora el de las pompas fúnebres.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *