El poema más bello del mundo

entonces el aprendiz de poeta
se junta con un chamán
un carpintero y un utopista
y construyen una escalera infinita
durante un millón de años.
en la noche más oscura
hay que subir por esos peldaños
con una masa y un cortafierro
y sacar cuidadosamente
una porción circular de tierra lunar
y colgarla en la ventana de la casa.
luego abre la puerta
e invita a vecinos y amigos
a beber vino rojo
y comer peces dorados.
ellos traen sus ilusiones
y sus deseos más ocultos/
el poeta escucha y escribe.
cuando se queda solo
acaricia a su hijo dormido
ama a su mujer con pasión
y espera un millón de años más
que esa pequeña luna cotidiana
comience a brillar.-
/a.l.n.-

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *