Cascos Amarillos – In memorian –

Un hombre, por puro desatento, Se cayó de un andamio. Ayer se descuidaron cuatro bolivianos. Hoy cinco, de puro distraídos, se asfixiaron en el derrumbamiento.
Y el montacargas aplastó a un tucumano.
Y se le cortó la soga al paraguayo, al silletero.
Debo pensar que éstos obreros de la construcción vienen cada vez más negligentes y a ensuciarnos con sangre todo el diario.
Al paso que vamos…
¡Ya no se podrá confiar en nadie!.

Gracias por escuchar DESCARGAR y socializar!

Descargar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *