Sólo un pibe, un pibe chorro-Neuquén-Argentina-28-05-12

Era un preso. Un paria de la sociedad. Y el Estado neuquino lo asesinó. A miles nos dolió cuando el Estado mató a un maestro, allá por el 2007. Miles marchamos y pedimos justicia. Pero claro, Cristian Ibazeta no era un maestro. Había sido un chorro. Y en la U11 purgaba su culpa. Vaya si la purgaba. A los golpes, con varillas de hierro en las plantas de los pies, con pisotones y más golpes. Torturándolo. Como a muchos de sus compañeros de pabellón. Hasta que el martes pasado lo mataron. A los golpes, que esta vez no resistió. Con 24 puñaladas, que su cuerpo no pudo aguantar. Con la mandíbula rota y los órganos comprometidos.

Pero no, no saldrán miles de neuquinos esta vez a la calle a pedir justicia por Cristian. Porque Cristian era un chorro. Un pibe de un metro noventa, atlético, que se mantenía en forma porque en un mes comenzaba con sus salidas transitorias. Y quería jugar con su hijo de 12 años. Un tipo inteligente, que no quería meterse en problemas porque en poco tiempo comenzaría a recuperar su libertad. Un muchacho que por resistirse a los abusos permanentes de sus guardiacárceles que en Neuquén son los mismos policías que lo meten preso, porque no hay servicio penitenciario vivió siendo maltratado. Obligado a pasar largas temporadas en los distintos penales del país, para alejarlo de su familia. Que es pobre, como la de todos los presos que pueblan las cárceles de este país.

A Cristian lo agarraron dormido. Dicen que “planchado”, lo cual explica que no se haya defendido. Empastillado era la única manera de que su metro noventa no se resistiera a semejante paliza. A los 24 puntazos. Dicen que uno le entró por el oído y le llegó al cerebro.
Aún no se sabe si fueron internos buchones a quienes les liberaron la zona para que actuaran, o si directamente fueron sus guardiacárceles. Sea como fuere, a Cristian lo mató el Estado.
Y ojalá miles de neuquinos salieran a la calle a pedir justicia por él. Pero lo dudo. Cristian era un chorro.
Nada más que eso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *