Poder, Crisis financiera, y otras menudencias -Osvaldo Escribano- 22-03-10

Todo eso porque se quiere poseer en el afuera lo que no buscamos en el adentro. Las supuestas carencias son fruto de la creencia de que poder es sinónimo de posesión. Pero no, poder es comprensión de lo que somos, libertad para reconocernos en nuestras posibilidades, capacidad para aceptar el devenir de la vida que se manifiesta en procesos de nacimiento, muerte, nacimiento y que se organiza en ciclos, estaciones, proyectos y realizaciones. Poder es capacidad para crear y capacidad para que lo creado crezca independiente, se manifieste, se socialice, fluya y sea patrimonio de todos. Porque no somos propietarios de nada, ni apropiarse de los recursos nos hace eternos.*

Este pensamiento de Alicia Montesdeoca, escrito en el 2006 y publicado en las páginas de Mateína (www.mateina.com.uy) nos hace pensar bastante y relacionarlo con los sucesos de los últimos tiempos, la llamada crisis financiera internacional, al respecto leíamos en La Nación de Buenos Aires en los primeros meses que se destapó la llamada crisis financiera:

El dueño del club de fútbol Chelsea, Roman Abramovich, por ejemplo, se cree que ha perdido unos 20.300 millones de dólares con la caída del índice Micex de la bolsa de Moscú.
Su rival indio Lakshmi Mittal propietario de la empresa siderúrgica Arcelor Mittal y su familia, cuya fortuna se calculaba hace sólo tres meses en 44.500 millones de dólares, la habría visto en estos días reducida de golpe a 15.790 millones. En los últimos cuatro meses, Mittal y su larga familia habrían perdido el equivalente de casi 10 millones de dólares cada hora.

Otro de los multimillonarios rusos que residen en Londres, Alexander Lebedev, propietario parcial de Aeroflot, ha reconocido haber perdido al mismo tiempo unos dos tercios de su fortuna, calculada en unos 2855 millones de euros.
Mike Ashley, se encuentra también entre los afectados. Su fortuna pasó de 2000 millones de dólares a unos 1700 millones.
El multimillonario ruso Alisher Usmanov, quien de acuerdo con la agencia Bloomberg, perdió 11.700 millones de dólares, dijo que era «inconcebible» para él desprenderse del 24 por ciento de sus acciones.

Ninguno de estos magnates, sin embargo, se ha convertido aún en mendigo. Su pobreza es relativa y sólo se hace notar por la discreción con la cual han comenzado a ocultar su opulencia. El yacht ha quedado anclado en el puerto y las salidas en limusina, limitadas a ir de casa a la oficina.

Todos estos señores, suponen que el PODER es acumular riquezas, disfrutarlas y lucirlas ante sus amigos y conocidos, sin fijarse los medios para conseguirlas ni las consecuencias de la misma o, como dijo un empresario sospechado de mafioso en la Argentina de los años ‘90 El poder es impunidad.

Resulta interesante ante la actual situación analizar más a fondo que cosa es el poder y quienes son los que lo manejan o disfrutan. Tenemos alguna reserva sobre esto último. Parecería que quienes lo manejan han podido operar para lograr que los pueblos del mundo, que dependen de la moneda verde, a pesar de su falta de respaldo real, sean los que le financien la fiesta del déficit bancario, los miles de millones aprobados por los distintos parlamentos, tanto en EE.UU. como en Europa o Asia, saldrán SOLO de los bolsillos de los pobres del mundo todo.

Se necesitaban SOLAMENTE 79 mil millones para solucionar el problema del hambre en el planeta, de acuerdo a lo estudiado por la FAO en su reunión de Julio último (menos de lo que han perdido esos 5 o 6 personajes que mencionamos anteriormente), pero ese dinero no podía ser aportado por los gobiernos miembros de la ONU, salvo en cuentagotas mensuales; 2 meses después se multiplica por 10 ó 12 esa cifra, financiada por los mismos gobiernos para salvar a los bancos que entraban en quiebra. Por otra parte, la humanidad entera está necesitando las reservas de agua potable existentes en el planeta para lograr un sustento adecuado —4.000 (cuatro mil) niños mueren por día por enfermedades derivadas de la falta de agua potable)**— y millones de hectáreas del mejor suelo de América del Sur y donde está sumergido el acuífero Guaraní, se envenenan con las plantaciones de soja, y los hielos continentales, otra enorme reserva de agua del sur de la cordillera andina, se va a contaminar por la extracción de oro y otros metales a cielo abierto, utilizando cianuro y otros venenos parecidos que luego terminan en los fondos de los glaciares así coimo en los arroyos y lagos cercanos. Esta contaminación no tiene retorno por cientos de años ya que estos venenos se depositan en el fondo de las aguas y no son reciclables.

¿Es ésto PODER o es locura de un sistema que sólo puede ver el usufructo inmediato de los beneficios para unos pocos olvidándose de las grandes mayorías y del planeta todo? Tampoco podemos olvidar que ese es el poder otorgado por esas mayorías engañadas y/o convencidas por distintos métodos a esas minorías que son las que deciden siempre en su propio beneficio.

Desde nuestro modesto punto de vista, el PODER es el que tienen los seres humanos que logran conservar una semilla que es el germen de una nueva vida, los que logran defender un espacio que les pertenece y al cual se sienten pertenecer, que producen lo que necesitan para ellos y sus semejantes con la satisfacción de sentirse realizados al hacerlo. Estos seres humanos —que podemos ser todos— no delegan el PODER en nadie que intente utilizarlo por encima suyo.

Somos poderosos los que defendemos la vida, que es diversidad, creación, realización plena, crecimiento permanente como ser humano, disfrute de la libertad; parafraseando a la misma Alicia diría: perseguimos que el suelo que cultivamos siga teniendo sus nutrientes, las aguas que bebemos sean suficientes y potables, los mares que surcamos mantengan la vida animal y vegetal de la que dependemos, la atmósfera que nos envuelve siga siendo una capa protectora con un oxígeno respirable para llenar de vida nuestros pulmones, esto es lo que denominamos defender la vida. Esta es la diferencia básica que hacemos entre los biófilos que usamos nuestro PODER en común con otros seres humanos y para beneficio de todos y del planeta, y los necrófilos que utilizan el poder para su beneficio personal sin plantearse una visión de futuro más que la de acumular riquezas y poder dominar a otros seres humanos y a la naturaleza toda ya que no se consideran parte de ella sino sus propietarios.

*La física cuántica arroja una nueva visión de los procesos sociales. Alicia Montesdeoca 19 Noviembre 2006
**Dato de la ONU por el Día Internacional del Agua marzo2010

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *