Hueso

Por: Yrsa Daley-Ward

Foto de Morfi Jiménez
“Sonia”

Del Número Uno
que dice, ‘No llores.
Te gustará después de un rato’.

Y del Número Dos que dice gracias después del asunto
y no puede mirarte a la cara.

Al Número Tres que paga tu desayuno
y un taxi para volver a casa
y el alquiler de tu madre.

Al Número Cuatro
que dice
‘Pero me gustaba tanto
que no sabía cómo parar’.

Al Número Cinco que dice que dar tu cuerpo es duro
pero es lo que mejor haces.

Al Número Seis
que huele a tabaco
y dice, ‘Venga, me doy cuenta de que te encanta’.

A quienes se sienten mal por la mañana
sí,
algunos se sienten mal por la mañana
y algunas veces ellos te dicen que
tú lo quieres
y a veces piensas que de verdad lo quieres.

Gracias al cielo tú te recompones
cada vez
componiéndote
y recomponiéndote.

¿De qué otra forma puedes poner fin a las lágrimas?
¿De qué otra forma puede un cuerpo sobrevivir?

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *