Entrevista a Gerardo Burton

una daga hiere a futuro
cuando el alba es una luz perdida
una nube de oscuros presagios
en el viento de occidente

una daga la luz fría
inmóvil el aire de invierno
una daga
de enloquecido dolor entre los ojos

puñal que venció
en oscuros lances
el filo de la piedra en la meseta

el intruso solloza
entre deseos y voluntad
ojos oscuros de cielo negro
acaso reposan en la orilla sin fin

unos labios componen versos, juran
que todo será cumplido

vanidad, ilusión
entre las hojas
y las nubes

ebrio de tristeza, sediento
mira abrirse aguas de roja arcilla

beberá de la copa extraviada, habrá
un muelle sin pescadores
y un aroma a invierno
desplomará sobre la tierra
fría y
doliente

de “dolor sin nombre”, inédito

v.w.,28 de marzo de 1941

no es niebla sino sombra
el aura de esos ojos
que de los álamos viene

dicen que entre sueños
desangran palabras los ancianos
pero ella puso piedras en sus bolsillos
y su garganta abrió a las olas

recién pudo descansar
al arrullo de las voces vencedoras
confunda su cabellera con los sauces
que bebían
escamas de oro de las aguas

se duplica la luna
en tus nalgas que gobiernan
el vasto océano del lecho

estrellas en tus senos, pezones de luz
antes de la honda selva del sexo
antes del abismo ardiente
bajo tu espalda

de las joyas, en la noche intensa
sólo lucen
las tibias heridas que el dolor
deja, que el llanto
nunca oculta

mueren en la madrugada
besos, los cielos que
despliegan luces, las nubes
que llenan colores
en el vacío anterior
a la voz
sin nombre, sólo grito

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *