Carta de Mónica Caballero

A la espera del comienzo del juicio del mediático espectáculo político-jurídico-policial llamado “caso bombas”, rompo la quietud del arresto domiciliario para enviar un fraterno saludo a lxs compañerxs de la O.R. CCF que el día de ayer se dio por termino al primer juicio. Las medidas ejemplificadoras y de venganza por parte de los poderosxs se hicieron ver en el territorio dominado por el Estado griego.

Puede parecer una pésima estrategia para alguien que está arriesgando una pena de 20 años de prisión (acusada de participar en una inexistente asociación ilícita terrorista y la colocación de artefactos explosivos) solidarizar con personas que se declaran culpables pero no me interesa entrar en la lógica de lxs opresores y mirar impávida como encarcelan a guerrerxs que ese enfrentan a esta sociedad y pasaron convencidos a la acción atacando. La solidaridad con quienes han pasado a la ofensiva siempre ha sido criticada por seudorevolucionarios que ven las practicas antiautoritarias como una bonita moda de juventud, pero cuando la guerra acarrea altos costos se hacen a un lado y son meros espectadorxs de una batalla que no les dio los ovarios ni cojones para seguir, tampoco se trata de hacer una inmolación grupal o entregarnos en bandeja al enenemigx, pero ¿que pasaría si no se hacen gestos solidarios con quienes han sido golpeados por el capital? ¿es menos peligroso apoyar solo a quienes son juridicamente inocentes?, soy anarquista y no me interesan las leyes de la sociedad. La solidaridad no es solo una palabra rimbombante de comunicados, es practica material y concreta.

Sin importar en donde se encuentre un antiautoritarix enjauladx no puede sentirse solx. Mañana ya puede ser tarde…

Para ustedes apresadxs del “caso Halandri”; Leo sus comunicados y declaraciones muchas de sus letras las hago mías y las guardo como un hermoso tesoro, sin siquiera en ocasión alguna haber intercambiado palabra los llamo compañerxs y sus largas condenas me calan hasta los huesos.

La hegemonía del poder usa (usará) las mismas estrategias, el proceso que se está llevando en este lugar del mundo es una mala copia de otros procesos, el de ustedes será un modelo a seguir para muchísimos gobiernos es como “la gran victoria antiterrorista” pero estas ideas están desde que existe la mas bella desobediencia, no se derrotan es mas se fortalecen en otrxs que las llevan tatuadas en el pecho. Imagino la cara de gozo de los carceleros al ver los cuerpos de tan dignas personas tras los barrotes, la ira y el asco me embriagan al tan solo intentar ponerme en su lugar. La cárcel, la muerte y la fuga están dentro del ADN de lxs irreductibles, son los costos de morder las cadenas.

Las murallas y las fronteras nos separan las ideas nos unen.

Un mínimo gesto… espero que les robe una sonrisa en estos duros momentos.

Aprovecho la ocasión para enviar un abrazo solidario a Silvia, Costa y Billy.

Les regalo un poema de Sandra Trafilaf , prisionera política de dictadura militar de Pinochet escrito en 1984 aproximadamente.

“Rejas y puertas metálicas
rondan este submundo
intentando aprisionar nuestra alegría de vivir
y amar
las cartas de mis camaradas
revolotean
en este improvisado escritorio
gritos y voces a lo lejos
confundiéndose con sus palabras
recuerdos confusos, oscuros
de ráfagas asesinas
y sin embargo
aún permanezco impregnándome de luchas
y victorias.
No estoy sola”

Mónika Caballero,
Anarquista en espera de juicio.

Pd: Agracesco a cada individuo y/o colectividad que difunde cada comunicado y hace posible la interacción con lxs compañerxs.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *