Anarkomachos 03- Última Hora – 1896-2010 – Argentina –

A los defensores de Francisco Denambride

Estando nuestro periódico en máquina, tuvimos conocimiento que la compañera Anita Lagourdette presentose, acompañada de otros compañeros, en casa de F. Denambride (su esposo) para pedirle que le entregase sus ropas, pues habiendo terminado su afinidad con él, se retiraba.

Pues bien, el pretendido anárquico Danambride solicitó de los acompañantes se retirasen pues tenía que hablar particularmente con ella; dichos compañeros se retiraron a la puerta de calle, enseguida cinco detonaciones de revólver venían a demostrarnos como respeta dicho señor la libertad individual. Por fortuna, de los cinco disparos sólo dos pudieron hacer algo aunque poca cosa, pues las heridas son leves.

¿Qué contestan aquel o aquellos individuos que constituyéndose en jueces se han proporcionado en un periódico (1) una patente de honor y de anarquía?. El proceder de ese individuo no es de anarquista, es de un verdadero burgués disfrazado, pero burgués despótico y tirano.
Si hombres de esta especie pueden llamarse anarquistas y considerarse como tales ¿por qué no consideran también como tales a los burgueses y a los inconscientes que obran de idéntico modo?

¡Qué Vergüenza!

La voz de la Mujer como defensora de los ideales del Comunismo-Anárquico y, por lo tanto, de la libertad de la mujer, no tiene por menos de estigmatizar el cobarde atentado del día 11 contra la libertad y la vida de una compañera. Éstas, pues, no son cuestiones personales sino causas que perjudicas la idea.
En el próximo número trataremos de analizar todos estos actos que mucho
[…]* personales bajo el punto de vista de posperjuicios a las ideas.

LA REDACCIÓN

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *