Nota a la Universidad Nacional del Litoral

Compartimos la nota que entregraron las compañeras abolicionistas de Santa Fé, Argentina, a la Universidad Nacional del Litorial.

Santa Fe, 18 de setiembre de 2015

PROGRAMA de GÉNERO, SOCIEDAD y UNIVERSIDAD
Universidad Nacional del Litoral

S / D

En la etapa actual del patriarcado capitalista existe una fuerte expansión de la prostitución y la trata de personas de la mano de la mercantilización de todos los aspectos de la vida, incluidos la sexualidad y la intimidad. La trata, es decir el ofrecimiento, la captación el traslado el acogimiento y la recepción de personas con fines de explotación, es principalmente un mecanismo para incorporar mujeres, niñas/os y travestis a la prostitución.
Separar prostitución y trata es como decir con relación a la esclavitud que el problema es el tráfico de esclavos y no la esclavitud misma.
En este contexto, se debaten a nivel nacional e internacional los significados de la prostitución y la trata, existiendo actualmente dos posiciones: la que considera que es una forma de violencia de género y aquella que la define como un trabajo, es decir un bien social.

See More

Alika Kinan

A 10 años de la Desaparición de Florencia Penchi, la Fundación Irene, organización civil que lucha contra la trata de personas, organizó en nuestra ciudad (Neuquén) el II Congreso Patagónico sobre Trata de Personas y Prostitución que se realizó durante los días 18 y 19 de Septiembre de 2015, en el Aula Magna “Salvador Allende” de la Universidad Nacional del Comahue (Unco).

En la mesa “Trata y Prostitución en primera persona” Testimonio, participó Alika Kinan, compañera abolicionista.

Les compartimos su voz.

See More

CARTA ABIERTA A LEGISLADORES/AS DE NEUQUÉN

Gracias por adherir copiando y reenviando adhesión a la dirección electrónica de lxs diputadxs y difundir entre v/contactos!!!

Seamos solidarixs y sororxs con las personas prostituídas exijamos a lxs legisladorxs que implementen políticas públicas para erradicar la prostitución en lugar de victimizarlas avalando a lxs proxenetas y prostituyentes/prostituidores, mal llamados clientes para que sigan violentando sus cuerpos aprovechándose así de su vulnerabilidad.
Abrazos!!!

Dip. Rodolfo Canini: dipcanini@legislaturaneuquen.gov.ar
Dip. Raul Dobrusin:
Dip. Raul Podestá: dippodesta@legislaturaneuquen.gov.ar.
Dip: Dip. Elena Jara Sandoval: dipjarasandoval@legislaturaneuquen.gov.ar

CARTA ABIERTA A LEGISLADORES/AS DE NEUQUÉN

Creemos que la mayoría de las personas actúan de buena fe.

Estimados Legisladores/as

En razón de estar anunciado que Uds. participarían en “Primera mesa de incidencia política: Hacia el reconocimiento del Trabajo Sexual” quisiéramos expresarles:

Creemos que la mayoría de las personas actúan de buena fe, quisiéramos que leyeran/entendieran y así podríamos contar con su empatía a fin de contribuir a que la perspectiva de DDHH sea comprendida.

Primero decirles que para hablar de la Institución de la Prostitución no se necesita haber sido prostituida, al igual que para saber que un golpe daña no se necesita haber sido golpeada. Tampoco hay que leer muchos libros, sólo se necesita pensarse uno mismo en situación de prostitución y que, en este lugar, deba dejar que le penetren todos los agujeros que desee el prostituidor (mal llamado cliente), es claro que como varón es difícil ponerse en este papel, pero no imposible. …seguimos…. dejar que se le suban encima tipos borrachos o sobrios, violentos o pasivos, sucios o perfumados todos desconocidos y deseando que le rinda el “pesito” que pagaron por poder usar SU cuerpo ¿se pueden Uds. hacer carne de lo que significa?… pues bien esa es la prostitución real, la que daña, la que se sufre desdoblándose y pensando en otra cosa.

Luego adivinamos que cuando Uds. dicen “proteger” quieren decir, por ejemplo:
• que no sean perseguidas por los anticonstitucionales códigos contravencionales y de faltas
• que puedan atenderse la salud en lugares para toda la comunidad y no en guetos para “prostitutas”
• que tengan derechos económicos, sociales y culturales.
• que no sean encasilladas en el lugar de la “puta”.
• que puedan estar en situación de prostitución sin necesidad de recluirse en lugares cerrados (más fáciles para la explotación) ni en zonas rojas y tengan la libertad de estar en la calle sin ser reprimidas.
• que dispongan de políticas públicas para que tantas mujeres y travestis salgan de esa violencia y no se tenga que entrar para sobrevivir.
• que se puedan articular, asociar, organizar en espacios que les sirvan para tejer reparaciones, intercambiar experiencias y reclamar derechos.

Con todo esto, a pesar de que miles de abolicionistas creemos que sigue siendo una violencia, las personas que quieran estar en situación de prostitución estarían más protegidas ¿verdad?.
Pues bien, Señores Legisladores todas estas premisas las sostiene el abolicionismo y NO las sostiene el reglamentarismo/regulacionismo que Uds. definen como “garantizador de derechos”.

Recuerden que las mafias de trata de blancas (así se llamaba en ese tiempo) han proliferado en Argentina a fines del S XIX y principios del S XX cuando la reglamentación era una realidad, en ese momento también las enfermedades venéreas (el sanitarismo es uno de los caballitos de batalla del reglamentarismo, ahora devenidas en prevención del SIDA) supieron ser plagas. El fracaso del reglamentarismo les obliga a “refrescar” el término y le nombran regulación.

Aclaración: los moralismos proponen la prohibición (otra de las posturas que los estados pueden tomar frente a esta temática) y que es la más difundida, aunque escasamente cumplida en lo que se refiere a los “clientes” – prostituyentes, los prostíbulos y el proxenetismo. Practican “el que haya …. no se note” por ello promueven la prostitución “de clausura” en recintos o zonas rojas y penalizan a las prostituidas y así promueven la trata y la explotación de mujeres, niñas/os y travestis.

Las religiones, en general, se inclinan por el reglamentarismo o regulacionismo, ya que consideran la prostitución como un “mal necesario” (para que haya “santas” debe haber “putas”). Aquí entra el “inconveniente” de que la “oferta” no les alcanzan, más aun cuando las sociedades levantan el nivel socio, cultural-económico de las mujeres y travestis, entonces es ahí donde la trata es la manera de satisfacer “la demanda”. Si la prostitución no fuera una opción para ejercer la “sexualidad masculina” no habría trata, ya que si no hay “mercado” donde “colocar” estas mujeres y niñas/os que son captadas por la trata ¿para qué lo harían? La reglamentación siempre es de “encierro” y a las que no quieren inscribirse en los registros se les persigue y criminaliza. La reglamentación del neoliberalismo considera a la prostitución como un trabajo ya que las personas son tan libres que pueden consentir su propia explotación, así dejan ancladas a las personas en esta violencia. A Uds. no se le ocurriría terminar con la trata para el trabajo esclavo reglamentandolo… ¿por qué entonces en la trata para satisfacer la demanda de prostitución sí, es posible?.

El abolicionismo es la única propuesta que respeta DDHH y libertades de las personas y que no prohíbe sino distribuye derechos (se expuso anteriormente). En el abolicionismo la prostitución es legal. Nuestro país es abolicionista, ha firmado tratados internacionales al respecto pero no se cumple por la desidia y la complicidad de los poderes del estado.

Los invitamos a que relean la nota (adjuntamos), que les presentamos avalada por las firmas de organizaciones e individualidades el 05/02/2015 en el que argumentamos mas detalladamente, nuestra oposición a la regulación de la prostitución.

Cordialmente.

Arq. Marcela D´Angelo
Integrante del “Seminario de DDHH con perspectiva de género” Fac. F y L – UBA y de Campaña Abolicionista “Ni una mujer más víctima de las redes de prostitución.

Carmen Capdevila
Actriz – Locutora Local –

Integrantes de: Campaña Abolicionista “Ni una mujer mas victima de las redes de prostitución.

Neuquén, 18 de Septiembre de 2015

See More

INTERVENCIÓN DE REPUDIO A LA UNIVERSIDAD NACIONAL DEL LITORAL

Al realizar el Programa de Genero, un seminario sobre “Trata y trabajo sexual”, donde se invisibilizó la voz abolicionista una vez mas y sobre todo de las víctimas y sobrevivientes de trata y prostitución, como parte de la Campaña Abolicionista y junto a las mujeres de Amadh, entregamos nota a las autoridades de dicho programa y al rector de esta casa de estudios. Acá la nota y las fotos.

Santa Fe, 18 de setiembre de 2015

PROGRAMA de GÉNERO, SOCIEDAD y UNIVERSIDAD
Universidad Nacional del Litoral
S / D

En la etapa actual del patriarcado capitalista existe una fuerte expansión de la prostitución y la trata de personas de la mano de la mercantilización de todos los aspectos de la vida, incluidos la sexualidad y la intimidad. La trata, es decir el ofrecimiento, la captación el traslado el acogimiento y la recepción de personas con fines de explotación, es principalmente un mecanismo para incorporar mujeres, niñas/os y travestis a la prostitución.
Separar prostitución y trata es como decir con relación a la esclavitud que el problema es el tráfico de esclavos y no la esclavitud misma.

See More

A 85 años del asesinato de Joaquín Penina

Por: Oficios Varios Capital Fora.

Joaquín Penina era un albañil, nació en España pero como tantos otros habia migrado a Argentina y vivía en Rosario, tenía una biblioteca en la que convivían obras literarias con diarios y revistas de ideas revolucionarias.

En el año 1930 tenía 29 años y trabajaba como «canillita» del periódico La Protesta y distribuía en Rosario literatura anarquista proveniente de España y de Buenos Aires.

El 7 de septiembre de 1930, un día después del primer golpe de Estado del país, que fue llevado a cabo por Uriburu, se publicó una disposición que decretaba «pasar por las armas» a quienes participaran de la difusión de propaganda opositora al gobierno y a las autoridades de facto. Este fue el pecado de Joaquín.

See More

Conversaciones de “hombres”.

Por: Federico Mare.

Contacto: “click aquí(Face Federico Mare)”:https://www.facebook.com/federico.mare.9?fref=nf
!(left)/media/uploads/federicomare.jpg(alt_text)!
Las llamadas comúnmente «conversaciones de hombres» (no confundir con las simples conversaciones entre varones) siempre me han producido mucho fastidio, indignación y aburrimiento. Hubo un tiempo en que las soportaba en silencio, con impasibilidad estoica. Hoy trato por todos los medios de evitarlas. Lo peor del género masculino aflora en ellas: machismo visceral, palabrotas, guarangadas, chistes verdes, veneración al dios alcohol y exaltación de la borrachera, libidinosidad compulsiva, androcentrismo y culto primitivista al falo, cosificación brutal de la mujer, relatos jactanciosos de donjuanismo y de proezas sexuales incomprobables, conversión del automotor propio (auto, moto, camioneta, camión, etc.) en una extensión fálica, complicidad real o retórica con la cultura futbolera del «aguante» (violencia de los barrabravas)… Una virilidad pensada y practicada a espaldas del humanismo, como una suerte de regresión al macho cavernícola de la Prehistoria, no me interesa ni moviliza en lo más mínimo. Si el precio de mi disidencia ideológica con la gran hermandad masculina es tener que llevar el sambenito de «marica», «p…» u otro epíteto peyorativo de ese tenor, lo haré con gusto. Mi vida no gira en torno al «qué dirán». Y aunque soy un varón heterosexual, «hombre casado» con una mujer y «padre de familia», mi identidad poco depende de mis preferencias sexuales. Son mis convicciones y utopías, mis pasiones y afectos, no mi género, lo que me vertebra, lo que me define esencialmente de cara al desafío y la aventura de la existencia. Nunca olvido que antes que varón, soy un ser humano. Mi feminismo no es, pues, una «traición» a mis pares varones, sino, tan sólo, una manifestación –entre muchas otras– de mi humanismo libertario e igualitario. Sueño con un mundo en el cual el corazón de mi hija no tenga que sufrir la barbarie de los hombres-machos.

See More