Barreras y cerrojos – Rosario – Argentina – 21-10-10

A medida que se profundiza la crisis global creada por las maniobras especulativas se incrementan a ritmo acelerado los mecanismos de control social. En efecto, en los diversos estados-nación y con matices, avanzan los mecanismos restrictivos de las libertades individuales.

La Europa propaladora de ser la cuna de los derechos ciudadanos desde el siglo XVIII, va agostando el margen para la permanencia y circulación de las personas. El neoliberalismo tiene sus leyes de hierro y una ellas consiste en potenciar los flujos financieros, pero a su vez la xenofobia y el racismo emergen por doquier con legislaciones draconianas como la española. Lo dijo sin eufemismos la premier germana :”no seremos una sociedad multicultural”, y agregó:” estábamos convencidos que los turcos vendrían a trabajar un tiempo y luego se irían, pero se quedaron, ahora deberán asimilarse a nuestras pautas”.

Segregación de poblaciones, principalmente pobres y diferentes, marginación y exclusión perpetradas por un sistema que nació con el encierro carcelario del siglo XVII. Ahora no son castillos rodeados de fosos y puentes levadizos. Son ciudades con barrios cerrados hipercontrolados desde cámaras y garitas y ghettos de miseria, hacia donde el capitalismo lanza a los que considera supernumerarios. Centros y periferias donde las luchas crecerán exponencialmente se incremente el castigo masivo y la pauperización serial.

*Organismo de Derechos Humanos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *