UNA DESMEDIDA IMPUNIDAD -MONTEVIDEO URUGUAY-21-09-10

Usar como objeto sexual aun menor , ya sea mediante la violencia, el engaño o la astucia, supone ante todo un delito, por encima de cualquier otra opinión. Y si bien para muchos es visto como un “pecado”, no es lícito ni honesto abordarlo desde ese punto de vista. En el correr de los tiempos estos hechos la iglesia los trata como un “pecado” y muy rara vez como un delito.

La pregunta que nos cabe hacernos ¿Grassi es un pecador o un delincuente”? las pruebas estampadas en su contra abruman, los abusos fueron comprobados, pero sigue en libertad, ¿acaso debemos pensar que las autoridades consideran a Grassi solo una oveja descarriada y no un abusador de menores para que permanezca en libertad?.

El poeta y dramaturgo alemán Johann Wolfgang von Goethe, dejó escrito que la “maldad no necesita razones, le basta con un pretexto”, esta frase creo que define en un todo el gran riesgo que se corre manteniendo en libertad al salesiano Grassi. ¿Y si este abusador vuelve a delinquir en ese mismo delito la responsabilidad de quien será?, la pregunta se contesta sola, de todos sus cómplices y de la autoridades que tienen la oportunidad y el deber de encarcelar no a un “pecador” sino a un abusador de menores.

La causa Grassi ya dejó hace rato de ser un tema argentino, es un tema internacional, su difusión ha sido muy grande y no solo los argentinos esperan respuesta, también la espera la comunidad internacional que dese creer que la justicia prevalece ante estos casos.

Quizás muchos debamos preguntarnos que hay atrás de Grassi para llevar un juicio de casi 7 años, idas y vueltas, una condena y está en libertad, nada parece coherente, de la posición de la Iglesia solo podemos esperar el silencio y el apoyo tras bambalinas a Grassi ¿ y de la justicia? ¿nuevamente la impunidad?.

Los abusos sexuales a menores es un problema enquistado y frecuente en la Iglesia Católica que a muy pocos a extrañado-aunque a todos haya indignado- la magnitud del escándalo Grassi es más grande de lo que muchos piensan.

Por otro lado pensemos en las víctimas, a quienes les van a comunicar que fue condenado y con el agravante de que no todos los testimonios fueron tomados en cuenta, que es condenado pero que queda en libertad. No quiero estar en la piel de quienes tienen esta responsabilidad histórica, justa, y ética en sus manos y no actúan.

Es indiscutible que la corrupción más abyecta lleva mucho tiempo instalada dentro de una Iglesia que la encubre con un prestigio que hoy se le debe combatir, y le pone platos y viandas sobre una mesa cubierta con el mantel blanco de un silencio cómplice e inaceptable. También resulta inaceptable que un delincuente permanezca en libertad cuando ya se le comprobó con creces su culpabilidad.

001-Grassi-Tolerancia cero..mp3

002-Grassi-Tolerancia cero.mp3

003-Grassi-Cinta Blanca-Tolerancia cero.mp3

crimen sollicitationis.mp3

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *