El machismo afecta la salud de la mujer

El machismo y la violencia verbal ponen en riesgo la salud de la mujer. Las que pertenecen al nivel socioeducativo más alto presentan una mayor tendencia a denunciar las agresiones.

FUENTE. PRO SALUD NEWS.

Bajo el título “El sexismo percibido como un determinante de salud en España”, recientemente se presentó allí en el marco de la reunión anual de la Real Academia Nacional de Medicina (RANM) un estudio realizado con la participación de 10.927 mujeres de entre 20 y 64 años, en el cual se señala que el machismo, las actitudes sexistas y la violencia y agresión verbal son todas conductas que ponen en riesgo la salud de la mujer.

En este sentido, de acuerdo con las conclusiones que integran la reciente edición de la publicación estadounidense Journal of Women’s Health, las mujeres que sufren discriminación por razones de género y aquellas que fueron víctimas de actitudes de violencia por su condición, obtuvieron peores indicaciones en las muestras referentes a su salud física, emocional y mental, así como también en relación a la posibilidad de desarrollar adicciones como el tabaquismo. Las lesiones físicas, el maltrato y los accidentes también fueron más prevalentes.

Sexismo y Violencia

“A través de la muestra llegamos a la conclusión de que las mujeres que eran víctimas de actitudes sexistas con mayor frecuencia, eran también las que presentaban peores condiciones de salud. Esto se evidenció, por mencionar algunos marcadores, en la incidencia de afecciones mentales que en el caso de las víctimas de violencia verbal o discriminación, fue superior al 50 por ciento, en comparación con el resto de las mujeres”, sostuvo la autora principal del estudio, la doctora Carme Borrel.

“Otro parámetro que pudimos obtener tiene que ver con las poblaciones femeninas más afectadas por estas situaciones: ellas son las mujeres jóvenes, las separadas, las divorciadas y también las procedentes de países no desarrollados. Por su parte, aquellas pertenecientes al nivel socioeconómico más elevado se ubicaron entre las más proclives a realizar denuncias”, agregó Borrel

En cuanto a las hipótesis sobre por qué una situación de tensión y mucha angustia en la cual se dicen cosas que pueden lastimar puede provocar daños a nivel orgánico, la científica refirió: “Pienso que la sensación de sentirse discriminada pone a las mujeres en una situación de creciente estrés y nerviosismo que el cuerpo percibe como un problema físico y termina incorporando en forma de enfermedades. Esto, a su vez, vulnera la salud mental generando todo tipo de patologías psíquicas”.

Pero más allá de las teorías y las elucubraciones y además de las cuestiones que tienen que ver con quiénes tienen más tendencia a la denuncia y qué grupo de mujeres constituye el más afectado, a través del estudio el equipo liderado por Borrel halló que sólo 4 de cada 10 mujeres perciben las consecuencias del machismo en sus vidas, a pesar de que 8 de cada 10 viven situaciones de maltrato doméstico.

La cultura machista

“Esto es así: lo que vemos es que por lo general las actitudes de machismo o violencia no representan la consulta número uno en psicología. ¿Por qué? debido a que habitualmente las mujeres que caen o entran en este tipo de relaciones son aquellas que traen consigo una historia familiar similar. Es decir, es más probable que desarrolle un vínculo de pareja violento o una situación de trabajo de sometimiento una mujer que tuvo una historia de desamparo, violencia o descalificación, que una que no la tuvo”, consignó la licenciada en Psicología, Gabriela Martínez Castro.

“Esto genera que ellas continuó la licenciada Martínez Castro no puedan dejar a ese hombre o ese trabajo porque creen que si lo hacen no podrán tener algo mejor”.

“Creo que esto se relaciona con una cuestión más profunda que tiene que ver con la característica cultural de cada sociedad. En las más conservadoras o, por decirlo de alguna forma, patriarcales o que han atravesado en los últimos 50 años dictaduras, el machismo muchas veces está legitimado, razón por lo cual se lo considera algo normal e incluso ‘divertido’. Entonces, las mujeres no ven o no denuncian el machismo o la violencia, no porque no lo vivan sino gracias a que, lamentablemente, lo tienen incorporado”, finalizó la doctora Carme Borrel.

http://www.ellitoral.com/index.php/diarios/2010/01/16/nosotros/NOS-27.html

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *