El fusilamiento de Severino Di Giovanni

El 1º de febrero de 1931 fue asesinado por el Estado Argentino en la figura del dictador Uriburu, el compañero anarquista Severino Di Giovanni, contaba con apenas 29 años de edad.

Era un hombre de ideas, un estudioso autodidacta, un escritor y periodista excepcional, un compañero solidario y un militante apasionado. Creía en el amor a rajatabla, en una sociedad más justa, en el respeto al individuo como tal. Y vivió un amor prohibido para la época.

Por aquellos tiempos existían los “expropiadores”. Se dedicaban al robo y falsificación de dinero, porque consideraban que recuperaban parte del botín que la burguesía –elegantemente– le robaba a los obreros.

Y surgió Di Giovanni con su periódico Culmine, que propiciaba el anarquismo individual y la lucha “cara a cara” con el enemigo fascista. A través de Culmine, polemizó con los otros sectores, publicó sus poemas, se ocupó del tema de la emancipación femenina y de los compañeros caídos en la lucha o que estaban en prisión. Severino financiaba la revista con su trabajo, organizaba tertulias culturales y recibía el aporte de compañeros. Su lema era: “De la propaganda a los hechos”. Creía en las posibilidades del individuo para cambiar con su acción a la sociedad. Y lo puso en práctica.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *